14
May

Persianas – Porque usarlas?

Una persiana es un elemento mecánico que se coloca en el exterior o interior de un balcón o ventana para regular el paso de la luz y el control de la privacidad. Las persianas pueden fabricarse de diferentes materiales si bien el plástico PVC y el aluminio son los más populares por su ligereza y resistencia al deterioro.

Beneficios

Fáciles de limpiar: Las persianas son fáciles de limpiar y no retienen el polvo como las cortinas. No hay que lavarlas, basta con pasarles un trapo seco para retirar la suciedad y luego uno ligeramente húmedo para retirar los últimos restos de polvo.

Proteccion solar. Al estar fabricadas en materiales de aluminio o PVC, bloquean el paso de la luz y su calor. Bloqueo de rayos UV, e infrarrojos sin renunciar a la luz.

Cantidad de luz necesaria: Cuando se desea dejar pasar la luz, no es indispensable recoger la persiana, basta con entre abrir sus pestañas la cantidad conveniente.

Ahorro energético
Consigue un descenso de la temperatura y su consecuente ahorro de energía.

Aislamiento acústico
Disminuye en gran medida decibeles de ruido exterior.

Aislamiento térmico
Mantiene un clima confortable en el interior, ya sea fresco o cálido.

Privacidad
Obstaculiza las miradas indiscretas concediendo intimidad en los espacios.

Seguridad interior
Fuerte bloqueo y resguardo de accesos, otorgando confianza, además un estado de bienestar.

Manejo automático
Cómodos accionamientos que dan a su despliegue (apertura/cierre), un toque impresionante y moderno.

Resistencia al viento
Firmeza a la deformación por efectos del viento, conservando sus propiedades.

Decorativas: Las persianas, al entreabrirse, dejan pasar la luz creando un efecto cortado muy agradable, que permanece sobre las superficies ubicadas frente a la ventana y otorgando diversos colores de luz, según la hora y tonalidad del sol.

Además su amplia gama de acabados y su diseño, pueden considerarse como un elemento decorativo muy original.

En resumen la función principal de la persiana es la de proteger contra la radiación solar, viento, frío y proporcionar privacidad y seguridad en la vivienda, edificio, local, etc…